Maëlstrom

IMG_20190527_085425_647

Tras haber reculado hasta el fondo de la cueva a lamerse las heridas de la picadora de carne humana del tienes que, uno le acaba cogiendo cierto cariño a la oscuridad familiar y a la calma tranquila de ahí abajo, como una especie de Shelob en sus horas más bajas, absorto en el amaro far niente de contemplar las pequeñas deidades que le devuelven a uno una mirada vacía desde sus huecos en la pared, iluminadas por la ténue llama de Vesta. Pero en algún momento hay que salir a buscar algo para alimentar el fuego, porque la cuerda del autómata da para poco más que para una animación sostenida alrededor del vórtice del sumidero.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s