La constante

Mochales, Guadalajara, 2009
Ahí está, viendo pasar el tiempo, como cuando había inviernos. A veces de adultos también jugamos sin saberlo a aquello de repetir las palabras una y otra vez hasta que pierden su sentido. No en vano es el paisaje, nacido o hecho, que miro tantas veces mientras desayuno o como o ceno, o simplemente estoy. Viviendo cómo el sol viaja parejo a los días, viniendo al mundo entre Las Pastoras y el Aguamala por San Juan y justo por el otro extremo tres días antes de la Navidad, descolgándose de la sabina que cuelga imposible, para emprender su corto camino por los Norcaos, donde en las tardes de agosto siempre aparecían las tormentas.

Así me siento yo también a ver pasar el tiempo en mi calendario, a trazar la elíptica de los años. Esa re(ve)lación de la fotografía y de las ventanas, ya lo hemos hablado alguna vez. Como aquella de Le Gras y sus tejados que parecían un esbozo al carboncillo, el día en que, como diría Enrique, Nicéforo decidió abrir su ojo ciego para nosotros. Por ahí dicen que en realidad la ventana es una metáfora de la apertura del alma humana hacia la vida, y qué mejor metáfora de la vida que una montaña, ya sea un humilde cerro de cien metros o las nieves perpetuas del monte Fuji asomando en el horizonte sobre los campos de té. La Tierra a la que siempre volvemos, como los restos del cohete en llamas meciéndose en la música de Philip Glass. La constante que quizá puedas reconocer y tener cerca para mirarla cuando lo necesites, cuando te despiertes a las tres de la mañana sin saber quien eres ni donde estás, o cuando te vuelvas a encontrar en la cubierta de un barco de vuelta a México preguntándote si estarás haciendo lo que debes.

 

Advertisements

2 thoughts on “La constante

  1. Es enormemente grato encontrar, ultimamente, esta frecuencia de avisos de entradas nuevas en tu blog. Parece -me parece- como si estuvieses decidido a escribir una especie de “memorias”, como si la cabeza hubiese empezado a irte más deprisa y tuvieses más necesidad de dejarlas agrupadas, y visibles. Yo lo agradezco, sinceramente, porque es lo único que leo donde de verdad se termina hablando de Fotografía.
    Un abrazo.

    • Caramba Enrique, me has dejado tocado (para bien) esta mañana con tu comentario. Es posible que tengas razón, en todo. Así que gracias a tí y a ver si nos vemos pronto, que toca estrenar el casillero del 19. Un abrazo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s