Puerca Tierra

---

“[…] una tragedia cósmica que, así lo sentimos, arroja a la ruinas a las sombras de la melancolía.”

Sí, quizá lo que nos atrae tanto de las ruinas es que como dice Simmel, siendo la prueba por excelencia del dominio del hombre sobre la naturaleza, sin embargo han parecido aceptar en paz su destino y abandonarse totalmente a su devenir. Dar por bueno el abrazo del tiempo e invitarnos a nosotros a dejarnos ir y formar parte de él, recordándonos sin rencor de dónde venimos y dónde siempre seremos bienvenidos.

O quizá es porque las ruinas de verdad, aquellas a las que no podemos evitar volver una y otra vez, como el Yesar, están simplemente donde deben estar. Y quien las puso precisamente ahí y en ningún otro lugar, siglo sobre siglo y una piedra sobre otra también sintió eso que todos hemos notado alguna vez, cada uno de nosotros sabe dónde. Y es precisamente ahí y entonces donde suele pasar lo que decía el otro día, empieza a soplar aquella brisa que trae el olor del  tomillo, o pasan las grullas camino al sur, o se abre paso el sol tras las nubes unos minutos antes de ponerse, en ese pedazo de mundo en el que por un instante parece que de repente lo entendemos todo, como en esa ermita escondida donde oyes al tiempo moverse entre las sabinas, llamémosle lugar mágico de los antiguos, o lo que nos parezca.

*
**
***

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s