Contacto

2006-S31

La mecánica al final resultó ser la adecuada. Escanear las 4 tiras a 400 puntos por pulgada, ayudándome de una plantilla de papel para alinear los negativos en la zona del escáner cubierta por la unidad de transparencias, ajuster niveles globalmente para dar una idea general por dónde van los tiros sin ceder a demasiados compromisos, componer el cuarteto con la orientación deseada y guardar en alta resolución.

Unos 15 minutos por hoja para todo el proceso y los resultados son los que necesitaba. El único pero es que los negativos deben estar ya bastante planos (no uso cristal para cubrirlos), pero eso ya viene por defecto en hojas que llevan en el archivo desde hace casi 10 años. Aunque en su momento pensé en anotarlas digitalmente, el final del camino será una impresión digital en mi lab habitual (por internete, vamos).

Y sí, ya lo decía Bill Jay (o quizá fue David Hurn), hay algo que hace sonar el timbre bastante dentro de uno al ir recorriendo con la vista una hoja de contactos. En este caso además la que puede considerarse el kilómetro cero de todo un trabajo (tanto en temática como en, digamos, modus operandi), aunque por aquel entonces no fuese más que una excursión de medio día, subiendo (si no recuerdo mal) por detrás del cementerio hasta La Romerosa para acto seguido dar una buena vuelta por La Pedriza y bajar al pueblo por el barranco de siempre con una docena de imágenes colgando del hombro y más hambre que un torero.

En aquellos casos en los que además tienes la suerte de pasar de puntillas por fotogramas que te hacen adquirir conciencia instantánea del paso de casi una década en alguna cara familiar, el timbre va además acompañado de un pequeño nudo en la garganta.

La intención es la de siempre, catalogar, archivar y de paso repasar, en busca de ese fotograma maestro que por razones incomprensibles se coló por debajo del radar. Soñar es gratis, y mirando con detalle hay buenas razones en cada uno de esos 12 como para que no llegasen más allá, así como el kilómetro cero de muchos caminos inolvidables está sumido en el perfecto anonimato de un polígono industrial. Eso sí, verlo en pantalla me dió ganas de volver a darme una vuelta por allí.

Advertisements

8 thoughts on “Contacto

  1. Es lo que llama dejar madurar una idea, unas veces porque se ha ganado experiencia técnica para resolver el asunto, o por adquirir una experiencia vital que aporta un nuevo punto de vista. Vamos, lo de ir muriendo y aprendiendo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s