El Arte, Facto

La función original del arte o mejor dicho del objeto artístico físico como tal, en todas las culturas, era puramente religiosa, o en cualquier caso asociada a algún tipo de culto o proceso ritual.

Untitled

Algo así venía a decir la cita de Ronald Barthes que leí el otro día en una biografía de Hergé, y como no podía ser de otra manera semejante bomba de racimo me dejó dándole vueltas a la cabeza durante un buen rato. Lo primero en que piensa uno al leer algo así es en la iconografía claro, en los ídolos, desde la Moreneta, pasando por el fetiche Arumbaya de ‘La oreja rota’ que era el álbum de Tintín del que se hablaba en ese capítulo, por los mandalas (?), las estatuas de los budas, las que adornan los templos egipcios adorando a dioses o a faraones que creían que lo eran, los famosos iconos rusos, los retablos estén en recintos románicos góticos o barrocos, las susodichas iglesias o catedrales, los pórticos de esas catedrales, los cuadros que las adornan, la música sacra que suena dentro y yo que sé que más. Y de ahí, las diferentes disciplinas artísticas se expandieron y dieron lugar a lo que ya forma parte de la historia. Parece razonable.

Untitled

Vale, podemos discutir si las primeras manos que dejaron nuestros ante-ante-ante-proto-pasados en las paredes de una cueva tenían una función de ese tipo o eran simplemente la versión muy prehistórica del hello world, pero la idea en aquella cita parecía ser que la función que subyace al origen de cualquier implementación artística es la de servir a la religión, o mejor dicho al ritual o al culto de algún tipo.

Cathedral, Barcelona, 2009

Y he aquí que un buen día a alguien se le ocurre apuntar desde su ventana a los tejadillos de la granja de enfrente con una curiosa caja provista de un agujero por delante y en cuyo oscuro interior reposa una placa revestida de, más o menos, betún. Aunque durante su historia no faltan ejemplos que darían la razón al señor Barthes, a bote pronto, y a la vista de lo que vino después, casi se podría decir que la fotografía fue la primera de las artes que nació libre del yugo de la superstición o en palabras más suaves de la sumisión a la creencia y la fe. Algo que en su dualidad de arte y ciencia al mismo tiempo, le vendría que ni pintado.

Prayer

Aunque si como algunos dicen la sábana santa de Turín no es más que la primera fotografía de la historia, ahí sí que Don Leonardo con su autoretrato de cuerpo entero nos la estaría metiendo doblada.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s