Arles

Arlès, France. December 2013.

Una de las pocas (de las muy pocas) que se salvan del rollo de 24 expuesto con nocturnidad y alevosía, aunque al menos sin la lluvia que nos acompañó buena parte de nuestra estancia. De nuevo usando algún tipo de soporte improvisado, creo recordar que con una exposición de un segundo.

Una de las cosas que me vienen a la cabeza al repasar estas fotos es que necesito un minitrípode. A veces invertimos sumas infames en material fotográfico que nos otorgue una ventaja marginal en el mejor de los casos, pero prescindimos de otro material simple y barato que podría facilitarnos muchísimo la vida.

La otra es la increíble capacidad que tienen los automóviles modernos para estar en cualquier parte y jodernos una foto (la cámara ya estaba contra una pared, así que no pude moverme más). Es curioso, cuando veo fotos antiguas no siento la misma rabia si en el fotograma aparece un carruaje o un coche clásico, o incluso un Renault 12, sino que lo veo hasta útil como anclaje en una época determinada.

Pero supongo que a nuestros abuelos fotógrafos también les debía joder igual. O no.

Advertisements

3 thoughts on “Arles

  1. Sobre los minitrípodes, he comprado varios, y todos servían para cualquier cosa menos para sujetar la más liviana de las cámaras. Todos mueren por la rótula. Los que ya tienen un fuste presentable no tienen un precio decente para un uso más que ocasional 😦 La bolsita de lentejas sigue siendo la mejor opción para el fotógrafo accidental.

    Sobre los coches, yo recuerdo de chaval – ayer como quien dice – que una calle transitada tenía un tráfico que hoy nos parecería anecdótico; y que donde vivía, en el centro, si no aparcabas a menos de 10 metros de la puerta de casa era porque pasaba algo extraordinario. Cuando de repente todo el mundo empezó a necesitar varios coches para ir a comprar el pan a la vuelta de la esquina fue cuando los coches comenzaron a molestar, así que no creo que a los abuelos les molestase tanto, si es que les molestaba.

    • El problema que le veo a la bolsa de lentejas, arroz, etc (aparte de que críe gorgojos en verano :D) es que al apretar el disparador sobre todo de según qué cámaras digamos toscas, la bolsa ceda un poco y la cámara se mueva, ya que muchas veces no llevo o no uso el cable.

      Pero con esa experiencia con los minitrípodes tampoco es que fueran a funcionar mejor.

      Yo también recuerdo cuando daba miedo dejar el coche en la calle, porque había tres contados. O cuando era impensable aparcar en una esquina. Qué tiempos…

  2. Pingback: Subject of interest | single coated

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s